teletrabajo

Ventajas e inconvenientes del teletrabajo y 8 consejos para trabajar desde casa

La mayoría de nosotros no estamos acostumbrados al teletrabajo, sin embargo, como consecuencia de la situación en la que nos encontramos actualmente, muchos trabajadores tienen que trabajar desde casa. Para la mayoría se trata de un nuevo reto, algo a lo que nunca nos habíamos visto en la necesidad de tener que afrontar, pero ahora es el momento.

Realmente, el teletrabajo no significa más que una forma más flexible de organización del trabajo para llevar a cabo el desempeño de la actividad laboral sin la presencia física del trabajador en la empresa.

Ventajas del teletrabajo

El teletrabajo supone numerosos beneficios para el teletrabajador, puesto que ahorra tiempo y dinero al no tener que desplazarse al centro de trabajo, dispone de una mayor flexibilidad en el horario laboral y también de una mayor autonomía. Además, su labor le otorga un carácter más independiente. En España contamos con las mejores condiciones de conectividad para practicar el teletrabajo, con más de 10 millones de FTTH (fibra óptica hasta el hogar), lo que posiciona al país con los líderes a nivel mundial en conectividad, como Japón o Corea del Sur.

Desventajas del teletrabajo

Por otra parte, el teletrabajo también presenta algunos inconvenientes para la persona que lo desarrolla, como una mayor facilidad para encontrarse desmotivado para la labor profesional, menor capacidad de concentración, menor contacto con otras personas y pérdida de sociabilidad, menor colaboración en equipo con otros trabajadores, etc.

Por eso, teniendo en cuenta además que una gran parte de la población no está acostumbrada a este sistema, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones y consejos que hacen de la práctica del teletrabajo una actividad positiva tanto para la empresa como para el trabajador.

Consejos para teletrabajar con éxito

1. Selecciona el lugar más adecuado para el teletrabajo

Es importante que establezcas un espacio de trabajo estable en el que puedas sentarte a trabajar sin distracciones, a ser posible con luminosidad y exclusivo para desarrollar tu labor. Lo ideal sería reproducir de la manera más exacta posible las condiciones de la oficina.

2. Vístete como lo harías si fueses a la oficina

Nunca te quedes en pijama. Vestirte con la ropa que habitualmente utilizas para acudir a tu puesto de trabajo ayuda al cerebro a ponerse en “modo trabajo”.  Esto hará que te sea más fácil concentrarte, aumentará tu productividad y evitará que tengas que trabajar más tiempo por culpa de la procrastinación.

3. Aprende a organizarte

Es importante mantener una planificación diaria, de lo contrario, intentarás realizar todas las tareas y el resultado será no completar ninguna. Se trata simplemente de saber gestionar la independencia que esta modalidad aporta para la toma de decisiones dando lugar a una nueva rutina.

4. Fíjate unos objetivos reales

No sirve de nada que te propongas muchas metas si no sabes si podrás llegar a alcanzarlas. Es por eso que los objetivos tienen que ser medibles, alcanzables y, por tanto, realistas. Marcar un buen objetivo dentro de la jornada laboral ayuda a estar más enérgicos durante el trabajo y evita que perdamos el control del tiempo y tengamos que alargar la jornada.

5. Mantén el contacto con tus compañeros

Es importante no abandonar la comunicación con los demás empleados y que fluya la comunicación, ya que trabajar desde casa puede provocar la sensación de estar totalmente aislado. Una llamada a los compañeros conseguirá aumentar tu productividad y conseguirá que sigas sintiendo que formas parte de un equipo, como si todos continuarais en el mismo lugar de trabajo.

6. Establece tu horario laboral

En esta situación cada uno debe organizarse de la manera más conveniente, por lo que tendrás que considerar si tu jornada laboral será más productiva en un horario estricto de mañana o de tarde. Además, recuerda que cumplir con tu horario laboral es tan importante como completar las tareas programadas para cada jornada.

7. Establece periodos de descanso

Es posible que, al no estar acostumbrados al trabajo en casa, nuestro cerebro se quede colapsado y no sepa por dónde seguir. Es el momento de tomar un pequeño descanso para poder concentrarte en la tarea a la vuelta, pero no te excedas en este periodo. Lo recomendable es tomar un descanso de 5 o 10 minutos cada 40 minutos para comer algo y estirar las piernas.

8. Separa el ocio de las obligaciones laborales

Al pasar todo el día en casa y desempeñar en el mismo sitio tu labor profesional, es probable que te excedas en el tiempo que le dediques a la tarea o que estés más pendientes a las nuevas labores. Esto es un error, una vez que hayas cumplido tus horarios debes dedicar tu tiempo a otras actividades dejando espacio para el ocio, familia, tareas del hogar, etc.

Todas estas recomendaciones nos ayudarán a evitar algunos de los errores más frecuentes en el teletrabajo que nos hacen perder eficiencia, como pensar que no hay horarios, no contar con las herramientas adecuadas, hacer las labores del hogar al mismo tiempo que el trabajo…

También es importante cuidar al máximo la seguridad en el teletrabajo, para lo que debemos realizar copias de seguridad de manera periódica, acceder a webs seguras, cuidar las contraseñas, actualizar los sistemas y aplicaciones, utilizar antivirus en los equipos de trabajo… Son cuestiones importantes que requieren especial atención.

Si tenemos claro cómo debemos actuar y cuáles son las claves para el teletrabajo, seremos capaces de sobrellevar con éxito esta situación y pronto poder volver a la normalidad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Datos de contacto

Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies