25 Sep

Ya está aquí la segunda edición de santalucía IMPULSA

Un año más, santalucía, apuesta por el emprendimiento a través de su programa de aceleración de proyectos innovadores para emprendedores y startups, santalucía IMPULSA. Así lo ha anunciado hoy la empresa en un acto dedicado a la innovación, en el que Ángel Uzquiza, Director de Innovación de la compañía ha presentado la segunda edición del programa. En la presentación también han participado Alejandro Martínez y Javier Arenzana, de las startups Wibber y wBunker, respectivamente, quienes participaron en la anterior edición de santalucía IMPULSA. Ambos han hablado de lo que este programa de aceleración supuso para el desarrollo de sus startups, y han animado a otros emprendedores a formar parte de la segunda edición del mismo. "Nuestro paso por santalucía IMPULSA ha sido espectacularmente bueno" comentaba Javier. Este 2017, el programa santalucía IMPULSA busca productos y servicios que aporten nuevos enfoques, nuevos modelos de negocio y un valor diferenciador en el mercado asegurador. Si tienes un proyecto de un modelo de negocio sostenible, con base tecnológica y un Mínimo Producto Viable, este programa de emprendimiento es para ti. ¿Por qué deberías participar en el programa de aceleración santalucía IMPULSA? ¡No te faltan motivos! - Tendrás 5 meses de formación personalizada y mentoring individual con expertos del sector. - Podrás compartir experiencias y establecer sinergias con otros emprendedores. - Te brinda la oportunidad de establecer alianzas con el grupo santalucía: métricas, pilotos, proyectos y acuerdos. - Tendrás la posibilidad de obtener inversión por parte de la aseguradora al finalizar el programa. - Contarás con la red de contactos y networking de santalucía. ¡No esperes más! Desde hoy los emprendedores y startups pueden presentar sus proyectos hasta el 17 de diciembre. Una vez recibidas todas las candidaturas, se seleccionará a los finalistas que comenzarán el programa de aceleración durante febrero-marzo. [embed]https://youtu.be/_3zRG2_ZyXw;&w=380&h=120&rel=0[/embed] Además, la nueva edición contará con una importante novedad, un programa de intraemprendimiento dirigido a los empleados del grupo asegurador, "santalucía IMPULSA empleados", un programa de incubación de proyectos y desarrollo de habilidades emprendedoras que les ofrece la oportunidad de desarrollar proyectos que generen nuevos modelos de negocio. ¿Cómo se llevará a cabo este programa de intraemprendimiento? Durante los meses de noviembre y febrero los empleados seleccionados trabajarán en grupo con el objetivo de constituir un Mínimo Producto Viable, teniendo los mejores, acceso al Máster en Emprendimiento y Startups de santalucía. Además, participarán en el Demoday del mes de junio, junto con el resto de las startups del programa santalucía IMPULSA. La primera edición de santalucía IMPULSA fue todo un éxito, pues contamos con 458 proyectos inscritos, 20 startups finalistas, 10 startups aceleradas, 4 startups premiadas, 3 pilotos, 2 preacuerdos comerciales y un producto comercializable. Esperamos que esta segunda edición de 2017, que implica a nuestros empleados y maximiza las oportunidades para los nuevos candidatos, sea todo un triunfo para el emprendimiento. ¿Tienes un proyecto de base tecnológica y un Mínimo Producto Viable que puede aportar un valor diferenciador al mercado asegurador? ¡Participa!

Leer Más
20 Sep

¿Por qué es importante definir un Mínimo Producto Viable o MVP?

Si has emprendido tu propia startup sabrás cuanto cambia un producto desde que se realiza el primer boceto del mismo hasta que se lanza al mercado. El Mínimo Producto Viable es esencial para desarrollar nuestro producto a la par que descubrimos cuáles son las exigencias de nuestro mercado.  Es, por tanto, una de las bases sobre la que se sostiene la metodología Lean Startup de la que ya os hablamos. Podemos definirlo como el conjunto mínimo de características que necesita una startup para aprender del mercado con la menor inversión de recursos posible. El MVP nos permite por tanto introducir nuestro producto en el mercado y absorber la información más relevante del mismo, así como conocer el uso que nuestro público objetivo hace del mismo, invirtiendo el mínimo esfuerzo. ¿Por qué es importante desarrollar nuestro MVP? Decantarnos por utilizar esta estrategia en el desarrollo de nuestra startup es importante por diferentes motivos:

Conocer a nuestros clientes
Aunque previo al desarrollo de nuestra idea habremos analizado a nuestro público objetivo y sus necesidades, desarrollar nuestro MVP nos permitirá conocer con el menor esfuerzo posible la reacción del mercado hacia nuestro producto, no las palabras de nuestros clientes (early-adopters) sino sus acciones. De esta forma evitamos llevar a cabo el desarrollo de productos o funcionalidades que nuestros clientes no estén demandando. Pero no debemos caer en el error de pensar que un Mínimo Producto Viable es simplemente un producto que se crea rápidamente para testar nuestra idea, pues en realidad se trata de una estrategia orientada a crear y vender un producto a un público objetivo. Es, por tanto, un proceso de incubación de ideas, perfeccionamiento de prototipos, exposición, recogida de datos, análisis y formación.
Aprender y corregir rápidamente
La peor pesadilla de un emprendedor es desarrollar un producto que nadie quiera comprar. A través del MVP podemos comprobar que nuestro producto satisface una necesidad de nuestro público objetivo, previamente a invertir todos nuestros recursos en su desarrollo. De esta forma, en caso de detectar que nos movemos por el camino erróneo podemos cambiar de rumbo sin despilfarrar nuestro esfuerzo. Sin duda, evitar invertir meses en el desarrollo de un producto que no tendrá una buena acogida en el mercado es la mayor de las ventajas que podemos obtener del Mínimo Producto Viable. En el mundo de las startups, maniobrar en terreno desconocido y bajo condiciones adversas está a la orden del día, por lo que si vamos a introducirnos en este sector tenemos que ser conscientes de que deberemos aprender rápidamente, formular hipótesis, y reaccionar correctamente en situaciones desconocidas. La mejor manera de conseguirlo es a través del MVP.
Establecer una base sólida
Una vez hemos comprobado la forma en que nuestro producto tendrá una buena acogida en el mercado tendremos establecida la base de la cual debemos partir para introducirnos en el mismo y comenzar a escalar puestos con nuestro negocio.   Para validar nuestro Mínimo Producto Viable existen distintas formas de las que ya os hablamos anteriormente, pero lo que debemos tener claro es que este debe ser lo más pequeño posible, como una landing page, una maqueta en 3D que represente al producto, un vídeo que lo muestre en detalle… ¿Ya has desarrollado tu MVP?

Leer Más
13 Sep

Ventajas de participar en un programa de aceleración de startups

Si eres fundador de una startup seguramente te hayas planteado en alguna ocasión la posibilidad de participar en un programa de aceleración. Hace años que la figura de las aceleradoras vio la luz en nuestro país, originadas por el crecimiento exponencial del número de este tipo de empresas. Son muchas las ventajas que los emprendedores pueden obtener de las aceleradoras, y hoy vamos a ver algunas de ellas.

Asesoramiento
Los programas de aceleración ponen a disposición de los emprendedores a profesionales cualificados y con experiencia en el sector que ejercen el papel de mentores de las startups. Estos asesores ofrecen a los participantes del programa de aceleración todos sus conocimientos del mercado, los procesos de toma de decisiones, los modelos de negocio, las oportunidades en el sector… Disponer de este asesoramiento ayuda a las startups a redefinir su idea. La mayoría de las startups que han triunfado en el mercado nacieron de una base que nada tiene que ver con su negocio actual. Por tanto, participar en un programa de aceleración ayuda a los emprendedores a llevar su idea por el mejor camino.
Inversores
Conseguir financiación es uno de los mayores desafíos a los que deben enfrentarse los emprendedores cuando fundan su negocio. Por tanto, el acceso a inversores que puedan aportar financiación a su negocio, así como un apoyo financiero personalizado para cada caso es un gran reclamo para que los emprendedores participen en este tipo de programas.
Recursos
En muchos casos las aceleradoras ponen a disposición de sus participantes espacios de trabajo y reunión, así como un equipo técnico adecuado y los medios necesarios para el desarrollo del proyecto. Para los emprendedores tener este tipo de recursos a su disposición a menudo les resulta atractivo, ya que en muchas ocasiones no disponen de ellos por cuenta propia, o los recursos de que disponen no son los más adecuados.
Networking
Las aceleradoras de startups suelen participar en eventos y tienen acceso a redes de contactos que ponen a disposición de los emprendedores que participan en sus programas de aceleración. También disponen de acceso a canales de comercialización, así como de los conocimientos necesarios para para adecuar la estrategia de ventas de cada negocio en función de sus necesidades. En muchas ocasiones son las responsables de aportar los primeros clientes a una startup. Participar en programas de aceleración también brinda a los emprendedores la oportunidad de compartir experiencias con otros proyectos de su mismo sector.
Formación
La experiencia como emprendedor siempre resulta enriquecedora ya que quien se aventura en ella aprende mucho. Participar en un programa de aceleración implica formación continua que no solo resultará útil en la puesta en marcha de un proyecto, sino durante todo el recorrido del mismo.
Premio
En muchos casos lo más atractivo para las startups es el premio en metálico que ofrecen las aceleradoras al ganador del programa, aunque como hemos visto es solo uno de los beneficios que obtienen los emprendedores al apuntarse a este tipo de programas. ¿Has participado en algún programa de aceleración? ¿Por qué decidiste adentrarte en él?

Leer Más
06 Sep

Intraemprendimiento: ¿Qué es y qué beneficios aporta a las empresas?

Seguro que a estas alturas ya conocéis de sobra lo que es el emprendimiento, pero es posible que no esteis tan familiarizados con el intraemprendimiento, una nueva tendencia de la que cada vez más se empieza a hablar entre las empresas. En 1985 el investigador Gifford Pinchot introdujo el término “intraemprendedor” para definir a aquellas personas que poseen las características propias de los emprendedores, pero que, a diferencia de estos, llevan a cabo su proyecto bajo el respaldo de una empresa. Es decir, combinan ambos mundos: quieren desarrollar su creatividad, pero al mismo tiempo se sienten identificados con la empresa y no quieren abandonarla. Contar con figuras de espíritu emprendedor dentro de las organizaciones implica, por tanto, importantes beneficios para estas:

- Motivación
La posibilidad de desarrollar nuevos proyectos es una magnífica forma de mantener a nuestros equipos de trabajo motivados, y por tanto implicados en la consecución del éxito de la compañía.
-Innovación
Contemplar todas las ideas, incluyendo las que provienen de los empleados, es el camino para innovar en la empresa y ponerse así en la vanguardia frente a la competencia.
-Eficiencia
La innovación implica hacer más efectivos los procesos de trabajo que se siguen en la empresa.  Con sistemas más sencillos y técnicas más modernas, que a la larga se traducen en un incremento de la productividad. Se abandonan las prácticas obsoletas y se introducen nuevas herramientas que permiten optimizar los tiempos dedicados a cada tarea.
-Imagen
El intraemprendimiento es una práctica atractiva para la sociedad en general, pues denota que la empresa invierte en sus empleados, lo que implica que el talento se sienta atraído por la misma y mejora la percepción de nuestros clientes, resultando así atractiva a futuros.
-Nuevos negocios
Por supuesto, el principal beneficio que implica para una empresa apostar por los intraemprendedores es la posibilidad de poner en marcha nuevas líneas de negocio, ya que los intraemprendedores tienen la capacidad para detectar nuevos productos y servicios que sirvan de trampolín a la compañía para incorporarse a nuevos mercados o nichos. Finalmente, se traduce en nuevas fuentes de ingresos. Como vemos el intraemprendimiento conlleva importantes beneficios para las empresas, pero estas no deben olvidarse de recompensar a los intraemprendedores.
Casos de éxito: Intraemprendiendo en Google
Esta simbiosis empresa-empleado no es solo una teoría, cada vez es más real, tanto es así que grandes compañías como Google ya dedican un 20% de su tiempo a crear proyectos propios e innovadores que ayuden a crecer a la empresa. Estas ideas son posteriormente presentadas a la dirección para conseguir financiación, eso sí, sin marcos formales ni plazos estrictos que cumplir. Fruto de esta iniciativa nacieron proyectos tales como Gmail, Google Noticias, los coches sin conductor, Google Glass, Google AdSense... Gmail fue una auténtica revolución del mundo del correo electrónico y sus creadores manifestaron que empezaron con Gmail como un experimento interno en Google para administrar la cantidad de e-mails que intercambiaban. Pero el gigante de internet no es el único que apuesta por esta práctica. Son muchos los ejemplos de grandes empresas que ya lo fomentan. Por ejemplo, 3M anima a sus empleados a proponer nuevos negocios, IBM solicita a empleados, clientes, stakeholders e inversores que hagan sugerencias de posibles áreas de negocio en las que no esté presente la compañía pueda tener un gran futuro, y Shell creó un equipo emprendedor encargado de explotar, perfilar y mejorar las ideas, con un comité de emprendedores encargado de valorar y financiar los mejores proyectos. ¿Conoces alguna otra empresa que apueste por el intraemprendimiento? ¿Qué te parece esta práctica?

Leer Más