Objetivo: mover al gigante

El sector asegurador ha llegado, por fin, a una etapa de reformas profundas. Estamos viviendo el mejor momento para trabajar en el sector y la necesidad de cambio se aplica a todos los niveles, lo que hace el reto aún más divertido. Nadie puede pretender que su departamento o su propio trabajo no evolucione de forma disruptiva en los próximos años. Y ejemplos encontramos muchos: el actuario usando machine learning, el Chief Marketing Officer (CMO) y el neuromarketing o el tramitador de siniestros y la realidad virtual, por poner solamente tres.

En esta transformación del negocio de la que hablamos, uno de los elementos clave para su impulso es el factor “urgencia”. En otras palabras, es más urgente para Páginas Amarillas ser digital que para la pescadería de Pepe en Boltaña.

¿Es urgente en el caso del sector asegurador? Un estudio reciente de Accenture nos explica que si los GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon) ofrecieran servicios financieros, el 29 por ciento de los encuestados cambiaría su seguro a estas entidades. Pero entonces, si la necesidad de transformarse está demostrada, ¿por qué al sector que representa 6% del PIB español le cuesta tanto innovar? La primera entidad aseguradora en aparecer en el ranking de innovación de BCG ocupa la posición 30, muy lejos de Google, Apple, Facebook y Amazon.

El miedo a salir perdiendo

Según el estudio de la firma Watch & Act, cerca del 80% de los directores generales opina que la innovación interna fracasa por miedo a salir perdiendo.  Aunque esta cifra no pertenece exclusivamente al sector asegurador, nos sirve de referencia y me recuerda lo que estamos viviendo con la industria del transporte privado.

Todos hemos visto las imágenes de taxistas en París protestando contra los conductores VTC como Cabify y Uber, o hemos sufrido una huelga organizada por el gremio del taxi en España. Este comportamiento subraya el temor de muchos taxistas a enfrentar la realidad: 25.000 VTC en Francia están ganando clientes de los 40.000 taxis parisinos y la misma situación podría darse muy pronto en Seguros si no se ofrece un servicio más atractivo.

La Inteligencia Artificial ya es una realidad, además de muchas otras tecnologías, y es posible que los intermediarios de seguros o los taxistas no desaparezcan, pero sí parece evidente que cambiará drásticamente la forma en la que ahora trabajan debido al auge tecnológico.

Los clientes están llamando a la puerta para pedir un cambio y las startups lo han entendido

Las startups son por definición tech focus. Muchas industrias aparentemente intocables han sido destruidas por empresas tecnológicas y no hay razón para que el Seguro se salve. Los ejemplos son numerosos en los más dispares sectores como Retail (Amazon), Hostelería (Airbnb), Media (Facebook) o Arte (Artsy).

Para crear una solución innovadora no es necesario que ningún miembro del Consejo de Administración de una aseguradora alquile un garaje en Silicon Valley, tal y como reza la leyenda, pero es imprescindible detenerse para hallar la manera de combatir el miedo al cambio y entender que la tecnología no es una amenaza. ¿Cómo? Con un equipo preparado para integrar plenamente lo digital en la estrategia de la compañía.

La transformación digital es un reto para cualquier industria emergida anteriormente a Internet. Hoy en día, los clientes buscan una propuesta de valor que incluya un precio razonable, producto bajo demanda, una buena experiencia… Es así como Amazon se convierte en un referente destinado a sacudir todos los mercados en los que se le permite operar.

La empresa tradicional necesita repensar su estrategia: desde el producto hasta la distribución, pasando por recursos humanos. Es cierto que mover un gigante es difícil, pero no imposible, y los elementos que traen consigo las nuevas tecnologías (Big Data, Blockchain, Inteligencia Artificial, CRM…) son la clave para tener éxito en el futuro.

Para finalizar, quiero mencionar lo que es para mí una buena señal de cambio en un “gigante de los seguros” y este es el lanzamiento de santalucía IMPULSA, que crea un modelo de innovación basado en la confianza de sus empleados y en la colaboración con startups.

No, no digo que sea fácil, pero aquí me gusta citar al director de cine argentino Fernando Birri. Cuenta el escritor Eduardo Galeano, que tras una conferencia junto al cineasta ambos respondían a las preguntas de estudiantes universitarios. Entonces, uno de ellos inquirió a Birri: “¿Para qué sirve la utopía?”. Y él respondió: “Me hago esa pregunta todos los días porque la utopía está en el horizonte. Si camino diez pasos, la utopía se va a alejar diez pasos; si camino veinte, ella se alejará veinte. Yo sé que nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve? Para caminar”. Por lo tanto, seamos utópicos. Avancemos a lomos de ese gigante hacia la utopía, hacia la transformación, “from good to great”.

Autor: Emmanuel Djengue

Emmanuel Djengue es el Director de Marketing de INESE. Lleva varios años en el sector con el firme propósito de idear, diseñar y desarrollar proyectos innovadores para ofrecer un servicio más atractivo. Actualmente, forma parte de la reconocida comunidad Global Shapers, respaldada por el World Economic Forum donde lidera un proyecto social enfocado en las nuevas generaciones, la digitalización y la sostenibilidad.  Se declara como “un millennial que cree en el Seguro” y promotor del “Make insurance Sexier”.

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *