08 Nov

Cómo fomentar la innovación dentro de la empresa

Decir que las empresas necesitan innovar para evolucionar no es decir nada nuevo. No obstante, es una asignatura que muchas empresas intentan aprobar pero que una gran mayoría todavía suspende. Teniendo en cuenta la competencia a la que tienen que enfrentarse muchas de ellas, no pueden permitirse ir a septiembre. Por eso, hoy os traemos algunos tips para que pongáis en práctica y consigáis crear una auténtica cultura de innovación en vuestra empresa.

  • Crear equipos variopintos

Si creamos equipos basándonos en perfiles similares, obtendremos una única forma de afrontar un problema. Incluir en un mismo equipo empleados con distintas habilidades obtendremos una amplia variedad de respuestas ante un mismo desafío.
  • Eliminar la cultura del miedo

En las organizaciones más tradicionales suele predominar una cultura de miedo, en la que el jefe manda y el empleado obedece. Este tipo de cultura es contraproducente para fomentar la innovación en nuestra empresa. Si queremos motivar a nuestros empleados y que estos saquen su lado más creativo es fundamental crear una cultura basada en la confianza, valorando y respetando a nuestros empleados.
  • Incluirla en la estrategia

Lanzar el mensaje a nuestros empleados de que deben innovar será poco efectivo y rápidamente pasará de moda hacerlo. Para conseguir que realmente haya innovación en la empresa esta debe están incluida en la estrategia de la misma y perseguir los mismos objetivos que la compañía.
  • No empezar la casa por el tejado

La cultura de innovación en una empresa nace en la dirección general, y el CEO debe ser un líder para los empleados siga el trabajo que se realiza, y ponga a disposición de los empleados todo lo necesario para innovar.
  • Tiempo

Si algo les sobra a los trabajadores suele ser trabajo. Por tanto, no es fácil pedirles que dediquen tiempo a replantear procesos, investigar tendencias y aportar ideas. Ofrecerles tiempo o recompensarles el invertido es una forma de fomentar la innovación. Por ejemplo, la compañía 3M paga el tiempo que destinan sus empleados a desarrollar nuevas ideas.
  • Intercambio

El intercambio de conocimientos e ideas entre departamentos es una manera de innovar. Algunas compañías animan a sus empleados a mudarse de departamento cada varios años con el objetivo de que sus conocimientos e ideas lleguen a toda la empresa.
  • Tolerancia al fracaso

Las críticas destructivas eliminarán toda posibilidad de innovación en el futuro. No obstante, innovar siempre conlleva un riesgo, y en caso de no obtener el éxito esperado debe afrontarse con responsabilidad.
  • Formar y comunicar

No debemos dar por hecho que nuestros empleados saben de lo que estamos hablando y cómo llevarlo a cabo. En muchos casos estarán desorientados y será necesario educarles, además de establecer un sistema de comunicación que facilite la labor.
  • Generación de ideas

No podemos hablar de innovación sin ideas. Pero estas no deben proponerse a la ligera, se debe de establecer un sistema para la aportación de ideas, y que, además, estas no queden sin respuesta, pues eso eliminará la generación de ideas en un futuro. Debemos por tanto contar con un sistema de gestión y evaluación de propuestas.
  • Incentivos

Para que nuestros empleados sean innovadores tendremos que incentivarles a ello, y recompensarles por sus aportaciones. Pero no solo a corto plazo, el desarrollo de sus ideas es la mejor recompensa que podemos ofrecerles.
  • Medir

Como todo en la empresa también debemos medir la innovación. Para ello debemos establecer métricas que nos ayuden a comprobar si efectivamente todo el esfuerzo invertido está dando resultado. Cada vez son más las empresas que apuestan por desarrollar nuevas líneas de negocio propuestas por sus empleados. Este tipo de programas ayudan a las empresas a localizar a las figuras intraemprendedoras y desarrollar un sistema de innovación interno que se traduce en beneficios económicos para la compañía. Es el caso de “santalucía IMPULSA empleados” que se incorpora este año al programa de aceleración para emprendedores y startups “santalucía IMPULSA”.   ¿Por qué crees que muchas empresas fracasan en su intento de ser más innovadoras? ¿Utilizas alguna estrategia para que tus empleados den lo mejor de ellos en lo que a innovación respecta?

Leer Más
18 Oct

14 características que definen a un intraemprendedor

Cada vez son más las empresas que se suman a la práctica del intraemprendimiento o emprendimiento corporativo. Pero reconocer a los empleados que pueden aportarnos nuevas oportunidades de negocio (o saber si somos uno de ellos) no es tarea sencilla. Por eso, hoy os contamos algunos rasgos de la personalidad que definen a las personas intraemprendedoras:

  • Autosuperación

El conformismo no es una cualidad de las personas que pueden marcar la diferencia en la innovación de una empresa, todo lo contrario, siempre están buscando la manera de superarse a sí mismos y ser mejores cada día. La pasión que sienten se traduce en motivación y les lleva a plantearse grandes retos que les supongan un desafío.
  • Identificación

No solo forman parte de la empresa, sino que se identifican con la misma y comparten su cultura y valores. Además, sus objetivos son los mismos y siempre miran por el bien común, no por su satisfacción individual. Su visión de futuro hace que se sientan comprometidos con el futuro de la compañía.
  • Críticos constructivos

Los intraemprendedores son inconformistas por naturaleza, pero de una forma positiva. Para ellos el clásico “siempre se ha hecho así” es el mejor motivo para cambiar las cosas y replantearse el “statu quo”. Siempre buscan una nueva manera de hacer las cosas y no tienen miedo de decir lo que piensan, lo que puede llevar a pensar que son empleados “incómodos”.
  • Iniciativa

Más allá de sus correspondientes funciones laborales, los intraemprendedores siempre trata de aportar nuevos procesos, productos, mejoras… y de llevarlos a cabo. Siempre trabajan orientados a resultados.
  • Sed de innovación

La creatividad es una de las cualidades de los intraemprendedores. Son generadores de ideas, ocurrentes y su imaginación no tiene límites. Siempre hacen aportaciones novedosas y alternativas que nunca se habían planteado.
  • Curiosidad

Como todo emprendedor, el intraemprendedor observa todo lo que sucede a su alrededor y siente deseos de saber más. Como dijo Walt Disney “Cuando eres curioso encuentras montones de cosas interesantes por hacer”.
  • Independencia

A pesar de su fuerte sentimiento de pertenencia a la empresa también necesitan percibir que son dueños de su tiempo. Los entornos burocráticos les hacen sentir incómodos y no les gusta estar excesivamente supervisados. En caso de no ver satisfecha su necesidad de autonomía suelen plantearse abandonar la empresa.
  • Liderazgo

Las personas intraemprendedoras destacan por su capacidad para tomar las riendas de la situación y guiar equipos de trabajo hacia un objetivo común, destacando por encima de los demás.
  • Ven el fracaso como una oportunidad

No se sienten intimidados cuando las cosas salen mal, siempre ven el fracaso como una experiencia de la que aprender y una oportunidad para empezar de cero, recuperándose más rápido que el resto. Son persistentes y constantes, implicándose a fondo hasta lograr el éxito de sus proyectos, siguiendo adelante a pesar de las adversidades que se les presenten. Saben que muchas veces las cosas no salen a la primera, pero no se rinden nunca. Además, son resolutivos y tratan de mirar a los problemas de frente.
  • Flexibilidad

Tienen capacidad para adaptarse a los cambios y nuevas situaciones, viendo el cambio como una oportunidad en lugar de como un obstáculo. Además, son mentalmente capaces de ver las cosas desde distintos puntos de vista y empatizar con el resto.
  • En continuo aprendizaje

Nunca dan por hecho que lo saben todo, siempre se consideran alumnos que pueden seguir adquiriendo conocimientos, y lo hacen ya sea de la mano de la compañía o de manera autodidacta por cuenta propia.
  • Corren riesgos

Toman decisiones en situaciones de gran incertidumbre, aunque en ningún caso se lanzan al vacío sin haber analizado previamente la situación. Es decir, aunque les gustan los riesgos siempre los toman con precaución.
  • Proactividad

Lo suyo no es preocuparse sino ocuparse, por lo que nunca pierden el tiempo y siempre están dedicados a alguna actividad, ya sea dentro o fuera de la organización.
  • Seguridad

Si en alguien confían estas personas es en sí mismas. Conocen sus capacidades y posibilidades, pero esto no les lleva a caer en la vanidad, si tienen que pedir ayuda por conseguir el éxito de sus proyectos, lo harán.   ¿Hay personas con estas características en tu empresa? Entonces es momento de proporcionarles el entorno adecuado para conquistar el futuro de la innovación.

Leer Más