30 Ene

Más de 1.000 emprendedores con 458 proyectos han participado en santalucía Impulsa.

En santalucía Impulsa hemos recibido más de 458 proyectos candidatos para nuestro programa de aceleración de startups.
Entre todas las candidaturas se encuentran más de 1.000 emprendedores formando equipos en proyectos procedentes de diferentes zonas geográficas. Colombia, Eslovenia, Australia, Perú, Reino Unido, Francia, Estados Unidos y Países Bajos son algunos de los países de ámbito internacional. En cuanto al ámbito nacional hemos recibido candidaturas de 10 comunidades autónomas, principalmente Madrid, Cataluña, Andalucía y Comunidad Valenciana. Las especialidades con más aspirantes están en línea con las nuevas tendencias en innovación: inteligencia artificial, blockchain, Internet de las cosas o eHealth.  Además de acelerar y desarrollar proyectos, tenemos el objetivo de que estos colaboren con santalucía utilizando un modelo de innovación abierta. Ahora seleccionaremos 20 iniciativas que tendrán la oportunidad de defender su proyecto ante un jurado experto, que elegirá a los 10 finalistas. En la segunda fase del programa, los 10 finalistas participarán en un programa formativo especializado durante cuatro meses de duración con un equipo mixto de especialistas internos y externos para que cada uno de ellos pueda desarrollar su negocio. En palabras de Ángel Uzquiza, Director de Innovación de santalucía, “La calidad de las candidaturas recibidas es muy alta, será difícil elegir a los finalistas del programa. Nuestra intención es seleccionar aquellos proyectos con un enfoque innovador, vocación de crecimiento, escalabilidad y visión internacional con la idea de ayudarles y unir sinergias para que puedan colaborar con nosotros”. Gracias a los más 1.000 emprendedores que habéis participado en santaluíca Impulsa, esperamos que sigáis adelante con vuestros proyectos.

Leer Más
24 Ene

Estos son los 5 libros que deberías leer (por este orden) antes de montar tu startup.

En el ámbito de las startups y del emprendimiento podemos encontrar multitud de libros, sobre gestión empresarial, ideas de negocio, innovación, métricas, marketing, ventas, motivación  y un largo etc… Puede que entre tanto título sea difícil saber por dónde empezar. En este artículo te mostramos los 5 libros que deberías leer antes de montar una startup y el orden de lectura, ya que las lecturas anteriores son imprescindibles para entender conceptos de los libros posteriores y tu visión de como emprender irá evolucionando a lo largo de este itinerario. 1. El libro negro del emprendedor: No digas que nunca te lo advirtieron. (Fernando Trías de Bes). Como el nombre indica, “No digas que nunca te lo advirtieron” este libro trata de decirte las verdades a la cara, no se anda con chiquitas y habla del mundo emprendedor tal y como es. Basándose en que el 95% de las empresas no duran más de 5 años,  este libro se centra en el fracaso. En clave de humor aborda todos los errores más comunes en la aventura de emprender, con capítulos como:

  • Emprendedores y bomberos.
  • Solo un infeliz confía en su idea feliz.
  • Las ventas nos esclavizan y los beneficios nos realizan.
Es de lectura obligada antes de seguir dando vueltas a tu idea. Seguramente, te replantees muchas cosas antes empezar con el siguiente libro. (Lo puedes conseguir aquí) 2. El arte de empezar. (Guy Kawasaki) "El arte de empezar", nos enseña a hacer las cosas bien desde el principio. No es un libro de gestión empresarial al uso, sino más bien un guía que te ayuda a centrarte en lo importante y desechar los superficial. Es un gran libro para saber por dónde y cómo empezar. (Lo puedes conseguir aquí) 3. Generación de modelos de negocio. (Alexander Osterwalder)   Este libro ha creado toda una filosofía y una gran comunidad entorno a él. Muestra las  técnicas y modelos más innovadores que actualmente están utilizando las principales empresas de todo el mundo. Te ofrece herramientas para empezar a desgranar tu idea y transformarla en un modelo de negocio. (Lo puedes conseguir aquí) 4. El Manual Del Emprendedor. (Steve Blank) Como el nombre indica, este libro es un manual, y como tal no debe leerse como una novela, sino que debe acompañarte durante todo el proceso de creación, consolidación y expansión de tu empresa. Lo que intenta el autor es que mediante diferentes metodologías, des pasos firmes para ir validando tu idea hasta que sea un éxito. (Lo puedes conseguir aquí) 5. De Cero a Uno. (Peter Thiel) Este libro fomenta el emprendimiento en procesos verticales, basados en productos innovadores. Es un gran libro lleno de ideas provocadoras. Leyendo esta introducción, te puedes imaginar cómo está enfocado: “En el mundo de los negocios, cada instante es único. El próximo Bill Gates no creará un sistema operativo. El próximo Larry Page o Sergey Brin no hará un motor de búsqueda. Y el siguiente Mark Zuckerberg no creará una red social. Si lo que haces es copiarlos, salta a la vista que no has aprendido nada de ellos” (Lo puedes conseguir aquí) Seguro que hay más libros que podrían ir en el cuarto o en el tercer lugar de este itinerario. Si conoces alguno, te invitamos a que nos hagas un comentario.

Leer Más
18 Ene

¿Cómo desarrollar una estrategia de innovación en tu startup?

A diferencia de las grandes corporaciones, una startup ha de tener en su ADN una estrategia de innovación si quiere sobrevivir y “codearse” con las grandes multinacionales.

Los procesos de innovación en una startup han de estar totalmente alineados con la estrategia empresarial, y en algunos sectores, la estrategia empresarial es la que se adapta a la estrategia de innovación.

En definitiva la innovación debería ser parte de la cultura de una startup y un elemento diferenciador.

Dicho así, parece que una startup debe tener un departamento de I+D, un Director de Innovación y unos recursos tecnológicos vanguardistas, pero en realidad la innovación no va de esto.

La innovación no se genera solo con tecnologías disruptivas ni con productos de diseño, si no que las estrategias de innovación pueden ir más allá e implementarse dentro de las diferentes áreas de la empresa y de sus procesos. Al fin y al cabo, la última función de la innovación es la de crear mecanismos de valor para que la empresa pueda ser más competitiva, y esto se puede aplicar tanto en el lanzamiento de un nuevo producto, como innovando dentro de un proceso clave de la empresa.

Por eso, la estrategia de innovación en una startup que se encuentra en sus primeras fases, se puede implementar sin dejarse muchos recursos. Por ejemplo, hasta hace un tiempo, Google dejaba a los empleados un 20% de su tiempo para trabajar en proyectos propios y como resultado de esta estrategia de innovación nació Gmail.

Para planificar una estrategia de innovación, es importante tener en cuenta varios factores: - La estrategia de innovación debe tener unos objetivos claros, se debe saber por qué se quiere innovar y qué repercusiones tendrá la estrategia dentro y fuera de la empresa. - El proceso de elaboración de la estrategia tiene que ser abierto, es decir, tiene que tener en cuenta a sus trabajadores, clientes, asesores externos, colaboradores, no clientes, etc.. No hay que descartar ninguna suposición. - Sólo la práctica sistemática de la innovación garantiza el éxito. Es muy difícil obtener resultados innovadores si no se trabaja sobre ellos constantemente. - Cuanto mayor sea el riesgo asumido en la estrategia de innovación, mayores serán las recompensas. - El control de los proceso de innovación ha de venir determinado por el cumplimiento de hitos. Aun así, siempre llegará un punto en el que se deberá dar “un salto de fe” y creer en el proyecto sin tener una certeza absoluta de sus resultados.

Lo normal en cualquier empresa es pensar primero en ser eficientes antes que en innovar, y esto tiene todo el sentido, pero hay que tratar de ver la innovación dentro de la empresa como un factor de mejora en todos los ámbitos, costes, procesos, servicios, calidad, etc…

Leer Más
10 Ene

Cómo validar tu MVP

En este post hablaremos de cómo se puede validar un Producto Mínimo Viable (MVP) sin haber construido nada, ni haber escrito ni una sola línea de código, para poder saber si los clientes pagarían por ese producto o servicio que ofreces. Y de no ser así, sacar todas las hipótesis posibles para pivotar o enfocar el producto de una forma que pueda encajar en el mercado. Para ello veamos varios ejemplos de tácticas y herramientas para saber si tu producto mínimo viable es deseado y tiene ya o podría tener demanda.

  1. Crear un vídeo del producto.
Una vez que ya tienes las funcionalidades, beneficios y la propuesta de valor de tu producto puedes mostrar estas características en un video, por ejemplo con formato motion graphics. Con este video podrás recibir feedback de los clientes. Existen muchas aplicaciones online que te pueden ayudar a crear el video de tu MVP: Videscribe , Go! Animate, PowToon, todas tiene versión gratuita que te puede servir. Un ejemplo muy bueno es el video que creó Dropbox para presentar su MVP:   2. Crear una Landing Page del producto. Una Landing page es una página web solamente de un producto o servicio, cuya única finalidad es conseguir algún tipo de acción por parte de los usuarios. Esta acción o más bien conversión es distinta dependiendo el tipo de negocio. Por ejemplo:
  • Una empresa que quiere vender fundas de IPad de titanio, sería lógico que desarrollara una landing page que aceptase pre pedidos, antes de empezar a fabricar en serie.
  • Una app sobre planes de viajes con niños, podría mostrar un formulario de contacto para saber qué personas están interesadas antes de lanzar la aplicación al mercado.
Al igual que para diseñar un video, existen herramientas muy buenas y sencillas para crear Landings pages, como Instapage, Unbounce, Optimizely Es recomendable crear una pequeña campaña de Adwords o Facebook Ads para redirigir tráfico cualificado a la Landing. 3. Entrevista a clientes. El método sobre la entrevista de clientes está muy definido en las metodologías Lean Startup.  En este caso nos centramos en la entrevista de solución, para mostrar un prototipo al  cliente. Ya sea una presentación o un prototipo que funcione de forma manual. En este tipo de entrevistas queremos ver la cara del cliente y en definitiva ver si se le iluminan los ojos ante nuestro producto mínimo viable. También sería bueno que estuviera dispuesto a pagar ya por él. En definitiva una MVP se puede validar de muchas formas e incluso combinar algunas, pero de lo que se trata realmente es ver el dinero lo antes posible. ¿Conoces más formas de validar un MVP?

Leer Más
05 Ene

¿Qué métricas son importantes en una Startup?

Cuando se empieza la aventura de emprender y montar una startup, siempre se tiende a medir todo y a producir informes de todo tipo de métricas, porque así creemos que no se nos escapará ni un dato. Y nada más lejos de la realidad, lo que sucede es que se nos escapan todas las métricas y no sabemos cuales son las que importan, ya que todo negocio tiene una o dos a lo sumo. Esto no significa que solo debas prestar atención a una sino más bien focalizarte en la correcta. La cuestión aquí es identificar cuál es esa métrica y centrar todos los esfuerzos en mejorarla. Si haces esto, los demás factores mejorarán con ella. Como no todas las empresas son iguales, la métrica que importa depende de cada modelo de negocio. Por ejemplo, en un ecommerce, la métrica clave tiene que ver con los aspectos de la compra, concretamente con la parte de conversión y cierre del pedido. En un modelo de negocio de medios y publicidad habría que fijar el foco en ratios de click, tiempo de duración de las sesiones, impresiones, etc.. En estos dos modelos de negocio, parece fácil identificar los factores más importantes, pero aún así, estos casos son hipotéticos. Además, la métrica que importa en una startup va evolucionando en función del estadio en el que se encuentre la empresa. Facebook en sus comienzos tuvo muy presente el coeficiente de viralidad, pero ahora mismo no será su caso. Todo el mundo se ha fijado alguna vez en métricas que lo único que hacen es aumentar nuestro ego, como el número de followers en twitter, el número de visitas a la web, etc.. pero ésto solo nos sirve para “vacilar”. Las métricas pueden ser la base sobre la que tomar decisiones, y no creo que estas decisiones se tengan que tomar teniendo en cuenta el número de fans en facebook. Otro factor importante es saber medir, y para ello, debemos utilizar las métricas de la misma forma, ya que siempre tendremos que compararlas con periodos anteriores. En definitiva, sea cual sea tu modelo de negocio, has de poner el foco de atención en la métrica que mayor impacto tenga en la evolución de la empresa, que la mejore en grandes magnitudes y después pasar a optimizarla al máximo. “Lo que no se puede medir, no se puede gestionar; lo que no se puede gestionar, no se puede mejorar”

Leer Más